Comunicado sobre nuestra postura en materia de prostitución.

Comunicado a les seguidores de Plataforma Anti Patriarcado y personas interesadas en entender un poco más el mundo de la prostitución y el abolicionismo.

"Cuando se habla sobre prostitución es imprescindible hablar –si se quiere entender este fenómeno social en toda su magnitud- de patriarcado, de neoliberalismo, de igualdad de género, de pobreza –y más concretamente de feminización de la pobreza-, de trata y el tráfico sexual de mujeres y niñas/os, de relaciones de poder entre los géneros, de migraciones en un mundo global, de construcción de las sexualidades y de identidades –sobre todo la masculina-, de demanda masculina, de creencias y mitos sociales respecto a las sexualidad masculina y femenina, de neurosexismo, de la cosificación de la mujer, y un largo etc. Así que desde esta plataforma les rogamos que SE ABSTENGAN de hacer afirmaciones tales como: “Si ellas quieren, ¡qué problema hay!” o “Lo que necesitan son derechos y el abolicionismo las persigue”.

¡Mentira, mentira, mentira, mentira y otra vez MENTIRA!

ninguna-mujer-nace-puta

¿Qué pretende el abolicionismo? El abolicionismo cree que un mundo sin prostitución es posible, es decir, un mundo donde la prostitución sea un fenómeno residual y no tan normalizado como lo es hoy en día.
El abolicionismo se centra no sólo en lo micro (relación prostituta con putero), sino TAMBIÉN en lo macro (estructuras de poder, patriarcado y capitalismo neoliberal). La parte macro es la que la mayor parte de la gente que habla sobre prostitución OLVIDA, pero es crucial para entender este fenómeno y poder combatirlo. Además mucha gente también se olvida de analizar la genealogía de la prostitución. Cuando se analiza ésta, nos damos cuenta que la prostitución siempre ha sido consecuencia de una doble moral sexual imperante siglo tras siglo, donde los hombres podían no llegar vírgenes al matrimonio o ser adúlteros, pero las mujeres no. Nuestra sexualidad siempre ha estado controlada a lo largo de la historia desde el nacimiento de las sociedades patriarcales. ¡Siempre!. El patriarcado nos quiere putas, y al patriarcado le da igual que cobremos o no por ello, por lo tanto hablar de prostitución libre como una forma de transgresión es un absurdo. Es más, la prostitución ha estado regulada toda la historia desde que apareciera. TODA LA HISTORIA, y ¿qué hemos conseguido? NADA. Y saben, ¿por qué? Porque NO HEMOS ROTO CON ESTA DOBLE MORAL, porque seguimos dejando a los hombres ejercer SU PRIVILEGIO.

La prostitución se entiende muchas veces como una serie de elecciones personales o individuales. Esto es un error ya que una institución cumple una función social, no individual. En las últimas décadas la sociedad española ha entendido que la violencia de género es un problema estructural, no individual. Al principio se consideraba un problema de pareja en el que no nos debíamos meter, sin embargo en la actualidad la percepción social ya no es la misma, ahora entendemos que es un problema social que debemos erradicar. Entonces, ¿por qué es tan difícil comprender que la prostitución es un problema social y que requiere soluciones serias por parte de los Estados? Repito, no son decisiones individuales y reducir este problema social al consentimiento es no querer ahondar en las desigualdades de género.

La existencia de la prostitución poco tiene que ver con que haya un número bastante reducido de mujeres que quieran prostituirse (si no lo tienen claro, volver a leer la introducción), esto es justamente lo que el patriarcado en su fase neoliberal quiere que pienses. JUSTO EXACTAMENTE ESO. Y la gente se lo cree, y ¿saben por qué?, pues porque así podemos vivir más tranquilas/os pensando que el único problema es la trata sexual y no la prostitución. Y es que si nos diéramos verdaderamente cuenta de que es la prostitución, y no la trata sexual, el problema, nos sentiríamos tremendamente abrumadas/os. Sentimos decirles que el problema es la normalización de la prostitución, no solo la trata sexual de mujeres y niñas/os.

¡Piensen, por favor, piensen!. Ustedes que creen que cuando un putero paga por “sexo” le pregunta a la mujer que ejerce: “Perdona, ¿tú eres de las que está aquí de forma voluntaria o forzada?”. ¡Es absurdo!.
El problema es la demanda masculina. De hecho, en un estudio hecho por Sonaids se constató que un 90% de los hombres que acuden a prostitución no distinguen la prostitución forzada de aquélla que no lo es. Entonces les preguntamos, ¿cómo combatimos la trata sexual?. EL problema no solo son las mafias, EL MAYOR PROBLEMA ES LA DEMANDA MASCULINA Y SI NO DESALENTAMOS LA DEMANDA LA PROSTITUCIÓN Y LA TRATA SEXUAL SEGUIRÁN EXISTIENDO.

Las estructuras de poder como el patriarcado cambian cuando cuestionamos a los hombres para que dejen de ejercer sus privilegios, NUNCA cambian si no hacemos absolutamente nada. Reglamentar o legalizar la prostitución es legitimar esta práctica social, y a través de la legitimación nunca cambiará esta práctica social que privilegia a los hombres. Muy al contrario, así solo la reforzaríamos. Y no solo eso, los dos estudios más amplios que se han hecho hasta el momento CONSTATAN que en los países donde se ha legalizado se ha producido un efecto escala, es decir, la trata sexual de mujeres y niñas/os ha aumentado:
http://www.diw.de/…/…/diw_01.c.405653.de/diw_econsec0071.pdf y https://gupea.ub.gu.se/…/2077/22825/4/gupea_2077_22825_4.pdf.

El ABOLICIONISMO, además, no prohíbe o impide que aquellas mujeres que deseen realmente prostituirse (que son una ínfima minoría del grosso de mujeres que se dedican a la prostitución), lo hagan. El abolicionismo no persigue, ni criminaliza a estas mujeres, ¡faltaría más!. ¿Cómo se les ocurre pensar eso?. Si piensan de esta manera están confundiendo ABOLICIONISMO CON PROHIBICIONISMO, y no son lo mismo. ¡Investiguen y dejen de creer que Batman existe por favor!
¡Estamos ya hasta la coronilla que se nos acuse de lo que no somos!

¡ESTAMOS HARTAS/OS!

El abolicionismo cuestiona al hombre que paga por “sexo” (y lo ponemos entrecomillado ya que utilizan el sexo para ejercer dominio o poder, el sexo es solo uno de los motivos conscientes en el discurso de los puteros, pero hay que analizar ese discurso. Un discurso que pueden analizar en foros como el de putalocura. Investiguen por favor para que vean qué igualitarios y respetuosos son los puteros (ironía). ¡Abran ya de unas vez los ojos!).
El abolicionismo cuestiona el derecho que los hombres, como grupo social, creen tener. Los puteros creen que tienen el derecho a follar con quién les salga del pito –nunca mejor dicho- sin empatizar con la mujer que tienen delante, que casi siempre se prostituye para sobrevivir, no porque esté super contenta de ejercer y porque su sueño siempre fue ser puta. ¿A quién quieren engañar?

Centrándonos siempre en ellas (en la minoría que sí quiere ejercer), nos olvidamos como siempre pasa DE ELLOS, ELLOS, ELLOS, ELLOS, ELLOS, ELLOS. ¿Lo seguimos repitiendo? ¿O ya va quedando claro?
Y además que nos quieran colar que la prostitución es sexualidad y que las que la ejercen lo hacen porque están liberadas sexualmente es ya el colmo del colmo del colmo del colmo. Es bien sabido, ya que así muchos estudios lo señalan, que la mayor parte de las mujeres que la ejercen NO QUIEREN EJERCERLA. ¿Capisci o no capisci? ¡Esperamos que capisci! ¿Y saben por qué quieren salir? Pues investiguen, pongan en google el nombre de Sonia Sánchez, Tanja Rahm, Huschke Mau, Rachel Moran, Rebecca Mott, Simone Andrea, Rosen Hicher, Chelsea Geddes, Alika Kinan y tantas otras mujeres que han salido de la prostitución y que luchan porque se abola. El discurso de ellas, es el discurso de ese 90% de mujeres que desean salir. ¿Por qué nadie las escucha? Pues porque no interesa, porque si las escucháramos nos daría vergüenza de vivir en una sociedad como ésta que permite todos estos atropellos a los derechos humanos de muchas mujeres que se prostituyen, a los derechos humanos de todas las mujeres por no ser vistas como personas sino como PUTAS EN POTENCIA, TODAS Y CADA UNA DE NOSOTRAS ya que el patriarcado eso es lo que quiere, dándole igual si cobras o no.
Échenle un vistazo al documental Miss Escaparate, vean vídeos musicales y analicen de qué forma se representa a la mujer en muchos de ellos, así como en los anuncios publicitarios en los que es habitual que se cosifique a la mujer, la pornografía, y muchos otros ejemplos que podemos encontrar en nuestra cultura.
El sueño actual del patriarcado es cosificarnos a todas, ¿por qué se preguntarán?. Y yo me pregunto, ¿no resulta sospechoso que ahora que hemos alcanzado una igualdad formal (leyes), la cultura occidental haya sido la primera en comenzar a cosificar a las mujeres, a deshumanizarlas reduciéndolas a simples objetos de placer?, ¿esto no levanta absolutamente ninguna sospecha?. Y no solo eso, es peor aún, nosotras somos las que lo hacemos por decisión propia, ¡nosotras mismas nos autocosificamos!. Deshumanizar a un ser humano es el primer paso que se debe dar para ejercer violencia sobre él. Esto lo sabe cualquier criminóloga/o. ¿Soy muy mal pensada al percibir una estrecha relación entre los avances de la mujer y su fuerte cosificación o realmente este fenómeno es simplemente fruto del azar?. Yo, lo dudo mucho.

¿Sexualidad empoderante la prostitución? Y aquí no hablamos de lo que pueda sentir una persona en concreto, aquí hablamos de la prostitución como institución. Repetimos, ¿sexualidad empoderante? Si los hombres que acuden a ella pagan para conseguir una chica atractiva que si no fuera pagando no la conseguirían (dándole igual si la mujer se siente atraída por él o no), pagan por realizar determinadas prácticas (dándole igual si la mujer lo desea o no, él paga es un servicio, ¿no?), pagan por millones de razones más y lo peor es que CREEN ESTAR EN SU DERECHO. ¿Y para la mujer que se prostituye esto es tener una sexualidad empoderante? ¡Pero si no es sexo para ellas, su deseo sexual está ausente! ¿Ausencia de deseo y empoderamiento sexual van juntos? Es que tenemos que escuchar una estupidez tras otra…
¡El sexo no es un derecho! Las abolicionistas no somos unas reprimidas, puritanas, mojigatas, etc., creemos en una sexualidad empoderante, una sexualidad donde se reconozca a la otra persona, donde el deseo, placer y respeto sean mutuos, no unidireccionales.

Y, por último, el abolicionismo se centra en cuestionar los privilegios masculinos. De hecho son ya 6 países los que han adoptado el modelo nórdico o abolicionista que se centra en penalizar al putero y en no criminalizar a las mujeres que ejercen la prostitución. Y es que es la única forma de romper YA DE UNA VEZ POR TODAS LA DOBLE MORAL SEXUAL IMPERANTE EN ESTA SOCIEDAD. Además estos países han invertido mucho dinero en asistir a las mujeres que desean dejarlo para que puedan encontrar otro trabajo y salir de la prostitución. Los puteros en muchos casos deben asistir a un curso de sensibilización en igualdad de género para que comiencen a ver a las mujeres como a sus iguales y no como a simples objetos de placer. De esta forma, quién se quiera seguir prostituyendo que lo haga, nadie se lo impide. De hecho en España las mujeres que deseen darse de alta como autónomas pueden hacerlo y pueden gozar de los derechos como cualquier otra persona en el Estado español. Investiguen por favor, póngalo en google para que vean que no mentimos. Entonces, ¿de qué derechos hablan? Que no las penalicen, estamos de acuerdo…que las policía no las persiga…estamos de acuerdo…que quieren que la prostitución aparezca como una salida profesional como cualquier otra para las mujeres. ¡NOS OPONEMOS Y NOS OPONDREMOS SIEMPRE!. Tú con tu cuerpo haz lo que quieras pero no pretendas que el Estado legalice el acceso por parte de los hombres a los cuerpos de mujeres porque así nunca acabaremos con este privilegio masculino. ¡NO SE PUEDE REGULAR NI REGLAMENTAR LA DESIGUALDAD DE GÉNERO SI DESEAMOS VIVIR EN UN MUNDO IGUALITARIO!. El patriarcado nos quiere putas y nosotras/os luchamos contra el patriarcado.

¡Espero que a partir de ahora antes de criticar el abolicionismo o antes de decir "qué problema hay si ellas quieren", reflexionen un poco por favor!

¡MUCHAS GRACIAS!"

Más información

Feminismo radical vs transfeminismo. Comunicado de PAP.

Estamos muy acostumbradas a que vengan a nuestra página a llamarnos de todo porque no defendemos ni la prostitución ni la pornografía, ya que entendemos que son dañinas para todas las mujeres por la violencia y la ideología de subordinación que encierran. Los adjetivos con los que nos describen van desde puritanas o mojigatas, a putófobas e incluso llegan a decir que somos la causa de la violencia que sufren las mujeres que ejercen la prostitución (aclaramos que si somos algo, es puterófobas, proxenetófobas o patriarcadófobas). A esto, y a los machirulos de turno, estamos tremendamente acostumbradas por triste que sea.

A esto se añade que, a principios del año pasado, comenzamos a escuchar la palabra TERF como insulto cada vez que decíamos que éramos feministas radicales. Como se repitió en más de una ocasión, miramos el significado de la palabra en internet. TERF significa: "Trans exclusionary radical feminist", “Feministas radicales transexclusionistas”. Para nosotras fue una sorpresa que nos llamaran TERF sin habernos pronunciado sobre feminismo y las personas trans. Es decir, no entendíamos por qué pensaban o estaban tan segurxs de que excluíamos a las personas trans del feminismo habiendo muchas personas trans que son feministas radicales. La verdad es que nos dejó muy confusas. Supusimos que eran personas que ignoraban que, no sólo muchas personas trans son feministas radicales, sino que muchas feministas radicales NO EXCLUIMOS a las personas trans del feminismo. ¿Por qué íbamos a hacerlo? Cuantas más seamos, mejor.

La cuestión es que nos hace sospechar mucho el hecho de que existan dos términos exclusivos para mujeres feministas (el otro es SWERF “Sex Worker Exclusionary Radical Feminist”, “Feministas radicales que excluyen a las trabajadoras sexuales”). Y es que, a nuestro modo de ver, revela una cierta misoginia, pero si ya se utiliza para poner en entredicho la teoría sobre la que se basa el feminismo radical, no creemos que haya que definir lo que esto pone de manifiesto, y más, si se hace en nombre del ¿FEMINISMO?

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-22-52-25

Traducción: “El antiguo grupo de mujeres que desapareció era realmente excluyente y lleno de TERF’s hablando de sus vaginas todo el maldito tiempo

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-22-55-35

Traducción: “Discriminación por sexo” alerta terf

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-22-56-22Traducción: “Si viviéramos en un mundo donde la “socialización masculina” no fuera un argumento terf quizás podríamos utilizar ese tipo de lenguaje sin consecuencias negativas, pero como están las cosas, sugiere que las mujeres trans no son mujeres reales porque no hemos recibido cierta experiencia mística universal de la feminidad desde el nacimiento”

Después del cierre de la página, debido a un ataque organizado por parte de personas que consideraron uno de nuestros post transfóbico, queremos explicarles nuestra postura con respecto al tema que nos concierne.

En primer lugar, pedimos disculpas si algunas de las palabras que utilizamos pudieron resultar ofensivas o si la manera de comunicarnos en ese momento se percibió como agresiva y excluyente para las personas trans.

En segundo lugar, queremos manifestar nuestro absoluto rechazo ante la manera en la que se han manipulado las intenciones del post en cuestión, creando sesgo de opinión y favoreciendo que se interpretara como transfóbico. Para ello hicieron capturas sólo de partes del post, DESCONTEXTUALIZÁNDOLO para poder tergiversarlo sin contemplaciones.
En ningún momento hemos negado el derecho de las mujeres trans a definirse como mujeres. Sí quisimos poner de manifiesto ─e insistimos, tal vez no usamos las palabras y las formas de expresión más adecuadas─ que la parte central de nuestra lucha feminista es visibilizar y combatir todas las formas de violencia que están en estrecha relación con la manera en la que el patriarcado utiliza y se apropia de la condición biológica de las nacidas como hembras de la especie humana. Hay una violencia específica asociada a la biología femenina que no se puede ni silenciar ni tratar de invisibilizar. Cuando hablamos de violencia específica por ser mujeres-hembras de la especie humana, nos referimos a temas como: ablaciones de clítoris, criminalización del aborto, aborto selectivo de fetos femeninos, rituales de desfloramientos, matrimonios infantiles, inanición por haber nacido niñas, vientres de alquiler, etc. Poner de manifiesto esta realidad y el hecho de que millones de niñas y mujeres están siendo violentadas y asesinadas por haber nacido hembras de la especie humana NO ES TRANSFOBIA. Tampoco es transfobia diferenciar estas opresiones (que están tan presentes en nuestra lucha), de la exclusión y la violencia que sufren las mujeres trans. Si se ha percibido como transfobia es porque ha habido de fondo, por parte de personas clave, una intención expresa y maliciosa en tergiversar el fin de ese post y centrar la atención en algunas expresiones y palabras para crear una opinión sesgada. Somos conscientes de que en esta manipulación han intervenido, no sólo algunas personas concretas pertenecientes a algunos colectivos trans, sino también personas pertenecientes a otros lobbies, a las que les beneficia el cierre de nuestra página: no es fácil tumbar y/o desacreditar una página diciendo que es ABOLICIONISTA, sí lo es diciendo que es transfóbica.

En tercer lugar, queremos recordar, sobre todo a las personas que siguen de cerca nuestra página, que desde siempre hemos apoyado al colectivo de personas trans (https://plataformaantipatriarcado.wordpress.com/2017/02/06/pruebas-del-apoyo-de-la-plataforma-al-colectivo-trans/), desde siempre hemos defendido sus derechos y dignidad, y desde siempre hemos condenado la violencia ejercida contra este colectivo. Eso no quita que seamos críticas con algunas de las premisas que promueve el transfeminismo y que toman como base la teoría queer, pues entendemos que es parte de la lucha feminista CUESTIONAR estas premisas, recordar nuestras bases y crear soluciones satisfactorias para todas.

Consideramos no necesario, sino CRUCIAL, seguir sacando a la luz todas las triquiñuelas que durante miles de años, y aún hoy en día, el patriarcado utiliza para ejercer violencia, anularnos, cosificarnos y perpetuar la vergüenza hacia nuestros cuerpos. Así que estamos TOTALMENTE en contra de ocultar mediante el lenguaje nuestros procesos y atributos biológicos (y las mujeres trans que entienden la lucha feminista desde su base están plenamente de acuerdo con esto). Para nosotras la invisibilización de nuestros cuerpos es PURA MISOGINIA, sea cual sea la justificación que se use al respecto. Al igual que hay mujeres machistas y/o misóginas, puede haber mujeres trans machistas y/o misóginas.
Las mujeres hemos sido invisibilizadas durante miles de años a través de la cultura, la educación y el lenguaje. Aún hoy en día seguimos invisibilizadas en muchas partes del planeta, así que no, no somos “personas embarazadas”, “personas menstruantes”, así como tampoco tenemos un “front hole” o “agujero frontal” (se utiliza esta expresión para referirse a la vagina). Por lo tanto, seguiremos hablando de mujeres embarazadas, mujeres menstruantes y de ovarios, úteros, vulvas y vaginas. Estas palabras hacen referencia únicamente a la biología de la hembra humana que durante miles de años y, todavía hoy, es para el patriarcado motivo de vergüenza y violencia. El lenguaje crea realidades y normas, y establece excepciones. Visibilizar y normalizar nuestros cuerpos a través del lenguaje no es faltar el respeto a nadie. No hacerlo, sin embargo, es caminar hacia atrás y volver a escondernos (iniciativa que le convendría a la estructura patriarcal y a todos esos individuos machistas que sí consideran esta visibilización una falta de respeto hacia sus privilegios). Repetimos, las mujeres trans que conocen, entienden y han interiorizado las bases del movimiento feminista están completamente de acuerdo con esto. Y es que, mientras sigamos viviendo en un patriarcado, es de vital importancia que nos visibilicemos, para poder señalar nuestras opresiones. Las primeras interesadas en no tener que hablar de nuestra biología de hembras para hablar de NUESTRAS VIOLENCIAS somos nosotras, pero esa meta igualitaria de la que estamos tan lejos se consigue llevando a cabo unos procesos y una lucha, no saltándonos pasos y escondiéndonos de nuevo bajo justificaciones que no se mantienen de manera objetiva y que nada tienen que ver con el feminismo. Por lo tanto, no nos vamos a ocultarnos, le pese a quien le pese. Hay límites que creemos no deben ser rebasados, y menos en nombre del feminismo.

Aquí les dejamos con varios ejemplos, a nuestro modo de ver extremadamente misóginos y carentes de sentido, sobre los derroteros que ha tomado una parte de la lucha ¿feminista?. Opinamos que se puede incluir SIN INVISIBILIZAR.

Autodenominarnos “non male”, “no hombres” para ser inclusivas: http://www.independent.co.uk/voices/i-wont-be-referred-to-as-non-male-by-the-green-party-women-have-suffered-prejudice-because-of-their-a6967926.html

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-22-57-53Traducción: “Partido Verde Mujeres, en su conjunto, está satisfecho con términos como “no macho” para describir a las mujeres, incluidas las mujeres transgénero, y las personas no binarias bajo un término colectivo. Esto es para evitar una mayor marginación de ciertos grupos de mujeres, en particular aquellas que han sido excluidas de los movimientos de mujeres durante demasiado tiempo”.

No nos imaginamos a Simone de Beauvoir diciendo: "No se nace un no macho, se llega a serlo".

Hablar de personas embarazadas en vez de mujeres embarazadas y algunos hombres embarazados: http://www.dailymail.co.uk/news/article-4167632/Don-t-call-pregnant-patients-mothers.html
En el artículo enlazado, se explica cómo en Reino Unido la "British Medical Association" (Asociación Médica Británica) ha publicado una guía para utilizar lenguaje inclusivo en el contexto laboral. Entre diferentes expresiones se sugiere usar "persona embarazada" en vez de "madre embarazada" o "asignado macho o hembra al nacer" en vez de "macho o hembra biológicx".

Hablar de personas menstruantes en vez de mujeres menstruantes:

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-22-58-31En la marcha de las mujeres de Washington, una parte de la comunidad transgénero se mostró ofendida al sentirse excluida por los “gorros conejo (gorros vulva)”** utilizados como signos de “poder de la vulva” que llevaron muchas mujeres a la manifestación. La lectura, que esta parte de la comunidad hizo, es que “una vagina es esencial para la feminidad”.

La lectura que hacemos nosotras es otra. Fue el mismo Donald Trump quien dijo cosas como que no tiene problemas en agarrarle la vulva a una mujer, porque todo está permitido a los famosos. Por lo tanto, ese “poder de la vulva” era una CLARA y EVIDENTE contestación a las declaraciones de Trump. Además, como ya hemos explicado anteriormente, muchas de nuestras opresiones parten de nuestra biología. Volvemos a repetir que reclamar y visibilizar la biología de las hembras humanas no es transfobia, es señalar de dónde vienen muchas de nuestras opresiones.

http://www.washingtontimes.com/news/2017/jan/24/transgender-community-felt-isolated-womens-march/

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-23-03-48Traducción: “los gorros conejo (gorros vulva)” y la mayoría de las imágenes de ese tipo (conejo/vulva poder, útero = feminidad, etc.) son realmente transfóbicas y necesitan morir”.

No estamos de acuerdo con que se tomen decisiones que afectan a las mujeres sin contar con la mayoría de las mismas. Por ejemplo, sobre la cuestión de mantener o no la segregación actual de sexos en vestuarios y duchas: no nos parece lógico ni sensato que, en lugar de contemplar un cambio que se adapte a las personas que forman un nuevo conjunto, por sus particularidades, se les imponga a la mayoría de las mujeres la aceptación en sus espacios de este nuevo conjunto. En el debate de los vestuarios y duchas no nos referimos, y JAMÁS LO HAREMOS, a las mujeres trans que se leen como mujeres-hembras humanas por haber transitado a través de la hormonación y los cambios quirúrgicos, sino que nos referimos al conjunto distinto que se crea en base a la reivindicación de identidades femeninas que conservan varios caracteres y atributos biológicos masculinos.
¿Por qué? Pues en primer lugar porque partimos de la base de que la segregación de sexos para vestuarios y duchas no existe ni por azar ni por capricho de las mujeres, existe porque durante miles de años y ahora mismo, los espacios públicos son por defecto masculinos y, mientras luchamos para librar estos espacios de violencia machista y convertirlos también en nuestros espacios, necesitamos que los lugares en los que dejamos nuestros cuerpos más desprotegidos estén separados por sexos y nos aporten sensación de seguridad. Y es cierto (aquí no cabe hablar de prejuicios) que millones de mujeres víctimas de violencia machista, acoso y agresiones sexuales, se sienten intimidadas ante caracteres biológicos masculinos. Luchamos para que algún día todos los espacios sean mixtos, esa es nuestra meta: que los hombres entiendan que los espacios públicos son también nuestros y no necesitemos escondernos ni segregarnos para no ser violentadas ni sentir intimidación. Luchamos para que algún día los caracteres biológicos masculinos estén libres de toda connotación de violencia, para que esa violencia de los hombres contra las mujeres deje de existir. Pero en estos mismos momentos la realidad no es esa, y no tener en cuenta la realidad actual que luchamos por cambiar da lugar a situaciones indeseables.

Está claro que la solución no está en obligar a las mujeres trans que conservan caracteres y atributos biológicos masculinos visibles a que utilicen los baños masculinos Y JAMÁS SUGERIRÍAMOS ALGO SEMEJANTE. Hemos comentado la posibilidad de sumar fuerzas, ambos colectivos: trans y feminista, para que tanto duchas como vestuarios estén equipados con cabinas individuales, preservando así la sensación de seguridad de las mujeres que se sienten violentadas por los caracteres y atributos masculinos. Creemos que juntas podemos abrir un debate enriquecedor y encontrar soluciones satisfactorias para todas y por eso sacamos el tema en su momento. Nunca tuvimos intención de discriminar ni herir a ninguna mujer y sentimos que se haya malinterpretado nuestro post. Hay, desgraciadamente, muchas mujeres que por historia de abusos, violaciones y también por miedo racional, se sienten inseguras y violentadas en una situación semejante a la que hemos descrito.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS, 2016) una de cada cinco mujeres ha sufrido abusos sexuales en la infancia, aunque la cifra podría ser aún mayor (Ministerio de Asuntos Sociales, 1994).
Las secuelas psicológicas que el abuso sexual genera en la víctima, pueden perdurar en muchos casos en la vida adulta. Estas secuelas se pueden manifestar de diferente manera, mediante sintomatología ansiosa y/o depresiva, además de las problemáticas de tipo emocional y de personalidad que puede generar el haber vivido una situación tan traumática.
En muchos estudios, se ha asociado el abuso sexual al Trastorno por Estrés Postraumático (DSM-IV, American Psychiatric Association, 2000) en que la mujer reexperimenta mediante diversos mecanismos el trauma vivido.
Una de las características principales del Trastorno por Estrés Postraumático (TEPT) es el gran malestar psicológico intenso que provoca la exposición a estímulos externos que simbolizan o recuerdan un aspecto del acontecimiento traumático, en este caso el abuso sexual. A su vez, esto puede provocar respuestas fisiológicas incontrolables en la persona que revive estos hechos.
Parece evidente que, en el caso de mujeres que han sido víctimas de abusos sexuales, la exposición en duchas o vestuarios a caracteres biológicos masculinos, sin una autorización y/o deseo previo, puede resultar extremadamente traumática para ellas.
Las duchas y vestuarios deberían ser espacios seguros para todas las mujeres, aún más porque un porcentaje alto de ellas ha sido, lamentablemente, víctima de abusos sexuales por parte de hombres. Entendemos que, especialmente por ellas, y también por cualquier otra que así lo manifieste, todas las duchas y vestuarios deberían tener cabinas individuales.
No es nuestro objetivo discriminar a nadie sino atender a las necesidades de aquellas mujeres que siempre se han visto relegadas a un segundo término y, sobre todo, proteger a aquellas más vulnerables de una revictimización impuesta. Creemos que, no tener en cuenta a las víctimas de delitos sexuales en un asunto como éste, es un claro síntoma de lo olvidadas que están y de lo poco que hacemos como sociedad para protegerlas.

No sabemos cuál es la mejor solución en el tema que nos concierne, lo que tenemos claro es que debemos debatir este aspecto sin imposiciones absolutistas que en nada son feministas. El feminismo debe mirar, sí o sí, por el bien y por los derechos de todo el colectivo de mujeres.
Que seamos feministas y nos preocupen las necesidades de TODAS las mujeres, no nos convierte en transfóbicas, por mucho que nos pongan este cartelito.

Se debe añadir a toda esta cuestión la existencia de mujeres trans que son leídas como hombres. Son mujeres trans que sienten profundamente su identidad como mujer y que, sin embargo, no sienten necesidad de performar como mujer estereotípica. Estas mujeres trans merecen exactamente el mismo respeto que cualquier otra mujer ya sea trans o no.
Pero en este punto nos encontramos con un conflicto del que no se está queriendo hablar cuando tratamos el tema de los espacios segregados por sexos: estas mujeres trans son absoluta y objetivamente indistinguibles de un hombre cualquiera. Hablamos de mujeres como Danielle Muscato que es una reconocida activista por los derechos de las personas transexuales. Una mujer trans que no necesita ningún cambio físico o de vestuario para sentirse mujer.

captura-de-pantalla-2017-02-12-a-las-23-05-17Danielle Muscato: activista ateísta, conferenciante y mujer trans

Ahora bien, o se permite el acceso de cualquier persona a espacios segregados por sexo sea cual sea su aspecto (ya que la identidad sexual es sentida y no necesariamente performativa como hemos visto) o no se hace y se discrimina por el mismo.

Cuando mujeres y niñas, trans y no trans, reconocidas como mujeres, se encuentren con una mujer trans con aspecto absolutamente masculino como el que pueda tener Danielle Muscato y otras, en un espacio de potencial vulnerabilidad, tienen dos opciones: o bien denuncian tal presencia por temor a que se trate de un hombre aprovechándose de la situación, o bien se callan al contemplar la posibilidad de que se trate de una mujer trans y, por tanto, respeten la identidad sentida de esa persona.
En el primer caso, se arriesgan a estar discriminando a una mujer trans que tiene todo el derecho a tener el cuerpo y la imagen que desee, como cualquier persona.
En el segundo, se arriesgan a dejar que cualquier hombre se aproveche de esta situación de indefinición legal para actuar a sus anchas en un espacio de vulnerabilidad para todas las mujeres.
Es en este punto en el que las mujeres (trans y no trans) no vamos a tener ningún poder de acción. Ya se han dado casos en algunos estados de Estados Unidos donde se han empezado a aplicar estas leyes. http://www.inlander.com/Bloglander/archives/2016/02/17/man-uses-womens-locker-room-in-seattle-and-the-states-transgender-bathroom-debate-continues).

Sobre la noticia enlazada acerca de lo ocurrido en Seattle, se podría argüir que el hombre    que entró en los vestuarios era eso, un hombre y no una mujer trans y que algo así ya pasaba antes y seguirá pasando. Pero hay una diferencia: ninguna mujer se sentirá ya respaldada por la ley para denunciar la presencia de un hombre en sus vestuarios y/o duchas ya que podrían ser denunciadas ellas mismas por delitos de odio, debido a que la persona denunciada podría tratarse de mujer trans con derecho a usar ese espacio seguro. Es exactamente lo que ocurrió en Seattle: el hombre entró una segunda vez en los vestuarios mientras unas niñas se cambiaban de ropa para asistir a clases de natación. Ni el hombre fue arrestado ni se llamó a la policía.
¿Qué alternativa tenemos? Ninguna. Si se trata de un hombre tendremos que aguantar su presencia allí, ya que cuando la subjetividad y la indefinición entran en el terreno legal, se da vía libre a la desprotección.

Feminismo radical vs transfeminismo

Transfeminismo

Para el transfeminismo el género es una cualidad personal e individual que posee cada persona. La identidad de género sería aquella percepción subjetiva de la posición que cada cual tendría dentro de un espectro que se mueve entre lo femenino y masculino. Es importante resaltar que estas categorías: “femenino” y “masculino”, son neutras.

El género se performaría externamente a través de la elección de una serie de características como el lenguaje corporal, la estética, elegir si llevar o no maquillaje, la ropa o cómo peinarse. Estas características estereotípicas externas serían las que hacen que la sociedad te reconozca como mujer u hombre.

Cada persona tiene una identidad de género innata (masculina, femenina, independiente de su sexo biológico). Cada persona nace con un sexo biológico (masculino, femenino, intersexual). Algunas personas transfeministas sostienen que el sexo no es biológico sino una construcción social.

El sexo y el género, en el transfeminismo, no están necesariamente conectados.

¿De dónde viene la opresión según el transfeminismo? La opresión viene de un sistema binario rígido que obliga a la persona a identificarse como un hombre o una mujer y castiga a toda persona que no se ajuste a lo preestablecido (esta opresión no sólo la padecen mujeres sino también hombres, especialmente aquellos que no se identifican completamente con el modelo prescrito para su género).

¿Cómo luchar contra esta opresión? Pues rechazando el sistema binario e identificándose como proscritos de género y demandando el reconocimiento de una amplia gama de identidades de género. Según esta perspectiva, el número ideal de identidades de género podría ser infinito.

Feminismo radical (radical de ir a la raíz de la opresión de la mujer)

El feminismo radical distingue claramente entre sexo y género. Mientras que el sexo se refiere exclusivamente a nuestra categoría biológica como machos y hembras de la especie humana, sin ninguna otra connotación a nivel psicológico o de identidad; el género es una construcción social que consiste en una serie de normas, roles y aspectos identitarios que se atribuyen a uno y otro sexo y que conducen a la subordinación de la mujer con respecto al hombre.

Así, mientras que el transfeminismo da un valor neutro a los géneros, el feminismo radical analiza los géneros como una jerarquía.

Por lo tanto, el género es un sistema jerárquico que subordina a la mujer como clase frente a los varones, un sistema de poder que utiliza la violencia, la cultura y la coerción psicológica para explotar el trabajo femenino, el sexo, la reproducción y el apoyo emocional, entre otros, en beneficio de los hombres.

El género sería la opresión de clase de las nacidas hembras humanas.

El género, por lo tanto, NO ES NATURAL NI VOLUNTARIO ya que ninguna persona desea libremente estar subordinada a otra. El sexo biológico es una característica física de cada persona, y aquellas nacidas hembras son socializadas, a través de la cultura, en la feminidad. Educar a las mujeres en la feminidad, es decir, en la sumisión femenina, es ya de por sí un abuso. Es violento y discriminatorio.

¿Por qué es opresivo? Es opresivo porque se basa en la subordinación de una clase, la de las mujeres, por parte de los hombres.

¿Cómo combatir la opresión? Las mujeres cuestionan el orden social patriarcal y se organizan para acabar con el poder masculino y sus privilegios, y al mismo tiempo, con el sistema jerárquico de género. Para las feministas radicales el número ideal de géneros ¿sería? NINGUNO. Sin la existencia del patriarcado, no habría necesidad de género.

Breve análisis transfeminismo vs feminismo radical:

Si el género no es más que una cualidad personal individual, entonces la opresión de género ocurre cuando una persona está restringida por las normas sociales de expresar plenamente sus verdaderos atributos de género.

Una de las consecuencias que se deriva de considerar el género como una cualidad personal individual, y no como un sistema de opresión colectivo, es que no se analizan las opresiones que sufren las mujeres como clase. Algunos ejemplos de opresiones: prostitución (privilegio masculino), pornografía (la mayor parte es violencia contra la mujer filmada), vientres de alquiler (utilizar a las mujeres como vasijas humanas), etc. Nos aventuramos a afirmar que ésta es la razón por la que tantas/os transfeministas son firmes defensorxs de la prostitución, de la pornografía y de los vientres de alquiler.

Para el transfeminismo el género no es sólo una cualidad a abolir sino una cualidad a celebrar y reivindicar ya que no entienden el género como un sistema de opresión donde las mujeres son las subordinadas. Una y otra visión de género chocan frontalmente ya que para las feministas radicales la opresión de la mujer es sexual y el vehículo para oprimirla es el género que el patriarcado le impone. Por lo tanto, las feministas radicales no desean reivindicar el género sino ABOLIRLO ya que es el medio que se utiliza para OPRIMIRNOS.

Se acusa muchas veces al feminismo radical de ser esencialista. Nosotras pensamos que esencialismo es defender la idea de que el género es biológico, no construido socialmente.
Las feministas hemos luchado contra este esencialismo/determinismo desde un primer momento. El esencialismo biológico ha sido el arma usada para justificar absolutamente todo, desde la exclusión de las mujeres de la educación hasta la violencia sexual de los hombres.

La mejor herramienta para dominar a otras personas es convencerlas de que su opresión es producto de la naturaleza u obra y gracia de Dios, de esta forma no podrán deshacerse de ella y la aceptarán como parte de su destino. La naturalización de la sumisión/subordinación de la mujer es la forma mediante la cual el patriarcado ha ejercido su dominio. Por lo tanto, el esencialismo biológico es muy eficaz a la hora de anular la capacidad de resistencia.

El género es a las hembras de la especie humana lo que la raza es a las personas negras.

Por esta razón, rechazamos firmemente la idea de que el género es biológico o innato. Aceptar que el género es biológico o innato sería asumir que no podemos escapar de nuestro destino, sería asumir que somos sumisas por naturaleza.

Rechazamos la idea de un cerebro femenino tan contundentemente como rechazamos la idea de un cerebro de negra/o.

La feminidad no es natural o innata en las mujeres.

El NEUROSEXISMO en nuestra cultura llega hasta el punto de asignar diferencias cognitivas entre los sexos, y reclamar la existencia de diferentes cerebros. Para el feminismo radical no es sino una nueva JUSTIFICACIÓN BIOLOGICISTA de una socialización intencional pensada para definir claramente el ámbito de acción diferenciado entre hombres y mujeres: los hombres en el ámbito público, las mujeres en el doméstico. Estas supuestas diferencias cognitivas que hacen que a las mujeres se nos den mejor los cuidados, las letras, las emociones y a los hombres las ciencias puras y abstractas, las ingenierías, el poder y la agresividad, diferencias cognitivas que aseguran que la sociedad siga adjudicando tareas no remuneradas (o muy poco remuneradas) a la mujer, encerrándola en el hogar y acostumbrándola a un papel secundario y de abnegación en la sociedad. Mientras, por el otro lado, las supuestas diferencias cognitivas proporcionan a los hombres una justificación para discriminar salarialmente a las mujeres, acceder a puestos de poder, desatenderse absolutamente de la corresponsabilidad en el hogar, justificar instituciones sociales como la prostitución o defender la pornografía basándose en una supuesta sexualidad incontrolable y desbordante de los hombres.
Gracias a que numerosas científicas feministas (Daphna Joel, Cordelia Fine, Anne Fausto Sterling, Rebecca Jordan Young) han empezado a cuestionar estos dogmas, hoy día hemos descubierto que la mayor parte de los estudios que proclaman unas tremendas diferencias cognitivas entre hombres y mujeres no sólo son tendenciosos, están sesgados y son poco rigurosos, sino que la mayoría no tienen en cuenta la socialización como fuente de las diferencias que sí se puedan encontrar. Es decir, son estudios donde la perspectiva de género brilla por su ausencia.

Últimamente nos asombra comprobar que es un insulto o un tabú RECONOCER que las hembras de la especie humanas son socializadas en la feminidad desde su nacimiento, es decir, como una clase social subordinada para quien la explotación por parte de los hombres tiene vía libre, está naturalizada y arraigada en las normas sociales, culturales e incluso en las leyes.
Los varones se socializan desde el nacimiento como la clase sexual privilegiada que se alimenta de la subordinación no sólo de las mujeres, sino de todas aquellas personas que se desvíen de los mandatos heteropatriarcales.

Ahora bien, nos resulta muy ofensivo escuchar que las mujeres trans han sufrido las mismas opresiones que cualquier hembra humana socializada como mujer, ya que no es cierto. Y esto no quiere decir que no hayan sufrido otro tipo de opresiones, ni que cuando son reconocidas como mujeres no sufran transmisoginia.

Es un hecho innegable que las personas que no se ajustan a los estereotipos de género sufren riesgos. Son percibidos como una amenaza ya que son la viva prueba de que el género no es natural. Es obvio que todos los sistemas de poder necesitan naturalizar sus jerarquías, como ya comentamos anteriormente, es mucho más difícil luchar contra un orden social que ha sido creado por la naturaleza o por Dios, que contra un orden social injusto fruto de una cultura heteropatriarcal.

La sexualidad masculina se ha construido en torno al poder, y a veces, alrededor del sadismo. Sólo hay que pensar en la violación, donde casi el 99% de las personas que violan son hombres. Fue Catherine MacKinnon la que señaló lo siguiente: “Los hombres follan mujeres; sujeto verbo objeto”. En otras palabras, muchos hombres necesitan saber quién forma parte de la categoría objeto follable/objeto sexual. Necesitan que esta categoría esté bien definida ya que de esta manera saben que nunca formarán parte de ella. Muy probablemente, ésta sea una de las razones, por la que aquellas personas que no se ajustan a las demandas de género son castigadas de manera brutal por parte de los hombres. Les aterra la posibilidad de ser tratados de la misma manera que son tratadas las mujeres. Y es que la masculinidad patriarcal se define no por lo que es, sino por lo que NO es. Es decir, un hombre NO ES una mujer, o dicho de otra manera, “ser hombre es, ante todo, NO SER una mujer”.

Una de las vías más importantes para desmantelar el patriarcado es que nadie pertenezca a la categoría de objeto follable.

Explicado todo lo anterior, rechazamos el prefijo “cis”. Se denomina “cis” a una persona cuya identidad propia coincide con el género que le corresponde a su sexo biológico. El atributo “cis” es tremendamente opresivo hacia la mayor parte de las mujeres. Como feministas si admitimos que somos cis mujeres o mujeres cis estaríamos inevitablemente asumiendo que somos masoquistas ya que nos identificaríamos y aceptaríamos de buen grado el lugar de ciudadanas de segunda al cual el patriarcado nos ha relegado (no lo hemos elegido). Las mujeres estamos socializadas en el rol de la feminidad que oculta la subordinación de una manera tan profunda en nuestras identidades que ni si quiera la vemos o somos capaces de ponerle nombre. Tenemos tan naturalizado este rol que la mayor parte mujeres creen que la respuesta está en nuestra naturaleza de “mujer”. Las feministas sabemos que esto no es cierto.
Entendemos que el concepto “cis” existe basado en creer que hay algo INNATO en el género, cuestión que rechazamos por completo. Por ello no podemos autodenominarnos basándonos en un concepto que tiene su origen en una manera innata de entender el género. Las feministas radicales somos abolicionistas del género, ya que para nosotras el género es construido socialmente con el fin de someternos, y por lo tanto, susceptible de ser abolido.

Por otro lado, no creemos que añadir categorías extras entre los dos polos mujer-hombre conduzca a deshacer el sistema patriarcal ya que nos seguimos basando en el binarismo, en los mismos estereotipos patriarcales para crear esas subcategorías.

Puesto que el transfeminismo reivindica el género y el feminismo radical es abolicionista del género es esperable que sigan produciendo colisiones y conflictos.

Para ir finalizando nos parece oportuno recordar que el feminismo no es una cualidad inherente al hecho de ser mujer. Existen en todos los colectivos, privilegiados y oprimidos, mujeres machistas. Es intuitivo creer que el hecho de sufrir una opresión y rebelarte contra ella te hace sensible a todas las opresiones, pero es una falsa percepción. Se puede ser mujer sufriendo por ejemplo la opresión del racismo o la pobreza y, sin embargo, no ser consciente de la opresión que sufres por ser mujer. El hecho de que la lucha por los derechos de las mujeres transexuales y la lucha feminista tengan en común a la mujer como sujeto de la teoría y movimiento feminista, puede dar lugar a que se confundan las luchas, por eso es importante recordar que la lucha del colectivo de personas trans tiene a la mujer como sujeto de reivindicación de su identidad y la lucha feminista tiene a la mujer como el sujeto de opresión al que liberar. Unas quieren ser reconocidas como mujeres, otras se saben oprimidas por ser reconocidas como mujeres. Aquella que sea reconocida como mujer, si quiere participar de la lucha feminista, deberá reconocer las opresiones sufridas por el colectivo en general, aunque a ella en particular no le afecten. Las manifestaciones a favor del aborto están llenas de mujeres menopáusicas o estériles que se sienten identificadas con la lucha aunque individualmente no les afecte, el feminismo no se adapta a las particularidades de cada mujer: lucha por todas, por el bien común del global de las mismas. Es por ello que no se pueden permitir, ni se pueden considerar feministas acciones como ésta:
https://purplesagefem.wordpress.com/2017/02/04/queer-fascists-attempt-to-ban-feminist-books-from-a-womens-library/ o http://www.feministcurrent.com/2017/02/07/vancouver-womens-library-opens-amid-anti-feminist-backlash/
En las noticias enlazadas se explica que, a principios de febrero, una nueva biblioteca de mujeres, abierta en Vancouver y dirigida por voluntarias, fue víctima de un ataque por un grupo de activistas ¿feministas? queer y "pro-prostitución". Echaron vino sobre los libros, activaron la alarma anti-incendios, fumaron dentro del espacio y empezaron a arrancar posters de las paredes. Las mujeres allí presentes acabaron llamando a la policía debido a la intimidación de la que fueron objeto y por miedo a la destrucción de la propiedad. Para quien desee más información, se grabó parte del suceso y el vídeo resultante se puede encontrar en internet. La biblioteca ha amanecido recientemente con pintadas en el exterior del edificio.

Antes de concluir, queremos también poner de relieve que la línea de lucha de Plataforma Anti Patriarcado ha sido siempre clara, somos abolicionistas de la prostitución, muy críticas con la pornografía mainstream que fomenta claramente la violencia contra la mujer y contra las niñas, críticas con la hipersexualización de las niñas y la pedofilia, estamos radicalmente en contra de los vientres de alquiler, etc., y como hemos dicho ya, somos abolicionistas del género.

En definitiva, tenemos pensamientos, enfoques y prioridades distintas a las del transfeminismo. Podemos debatir, compartir y hallar soluciones conjuntas, que sería lo más productivo para todas, pero lo que no podemos ni haremos, será callar nuestros pensamientos, enfoques y prioridades. Tenemos derecho a expresarnos y a defender nuestra lucha feminista. Como mujeres feministas no vamos a tolerar a ninguna persona, hombre o mujer, de ningún colectivo, que intente callarnos o censurarnos. Tenemos derechos y tenemos voz, y seguiremos utilizándola. El hecho de que se nos acose, amenace o violente por tener diferencias pone de manifiesto una violencia que no es compatible ni jamás será compatible con el feminismo. Seguimos pensando y seguiremos defendiendo que la lucha feminista y la lucha del colectivo de personas trans son luchas paralelas pero NO SON la misma lucha. Y volvemos a repetir que Plataforma Anti Patriarcado no excluye a las mujeres trans de la lucha feminista, como dijimos antes, cuantas más seamos, mejor.

Y lo verdaderamente vergonzoso de todo este asunto, no es ya que hayan manipulado y tergiversado el post que escribimos sino es que hayan impuesto la CENSURA ante la discrepancia. Nos revelamos ante miles de años de censura, humillación y persecución. Así que no nos callarán, ni en nombre del patriarcado, por supuesto, ni en nombre de ninguna otra institución o fenómeno social.

________________________________________________________________

*Nota sobre la traducción: hemos utilizado el término "conejo" en español como equivalente al término "pussy", que en inglés significa tanto "gato/minino" como "vulva", para dar cuenta del juego de palabras y de dobles sentidos que utilizaron las mujeres en la marcha, ya que "conejo" cuenta también en español con esos dobles significados.

Más información

Pruebas de apoyo de la PAP a la comunidad trans.

Como muchxs sabéis estamos sufriendo un cruento y violento ataque liderado por algunas personas trans y algunxs de sus simpatizantes, quienes nos acusan falsamente de difundir el odio y la transfobia contra las personas, y especialmente, las mujeres trans. Dichas personas están incitando al acoso de la página y de sus administradoras con el fin de tumbar y silenciar tanto la página, como nuestros perfiles personales, y los de todas aquellas personas que nos defiendan, utilizando la estrategia de la denuncia masiva de contenidos, aunque estos no incumplan ninguna política de Facebook.

Quien nos siga desde hace años sabrá el compromiso de esta página con todos los grupos oprimidos por el patriarcado, incluido el colectivo trans. Quien nos siga desde hace años sabrá también que nunca hemos invisibilizado sus violencias ni negado su identidad como mujeres, sino todo lo contrario, hemos denunciado siempre las violencias que sufren, hemos defendido sus derechos y nos hemos alegrado por sus logros. Por eso, más que palabras, aportamos pruebas de posts colgados en nuestra página a lo largo de los últimos años y anteriormente a este conflicto en apoyo a este colectivo.

Tenemos muchos motivos para sospechar que este ataque, camuflado de acusaciones de transfobia, tiene otros intereses económicos e ideológicos ocultos. Creemos fehacientemente que quieren quitarnos de en medio por nuestro firme compromiso abolicionista frente a la prostitución, tanto de calle como la filmada, y contra los úteros de alquiler, motivos por los cuales llevamos mucho tiempo recibiendo ataques organizados e intentos de censura llevados a cabo por parte de lobbies proxenetas, regulacionistas  pro vientres de alquiler, puteros y machistas.

Las personas que están liderando el ataque, que no vamos a nombrar, para no ponernos a su altura, aunque ya casi todes sabemos quienes son, son auto declaradas regulacionistas y defensoras de la mercantilización y cosificación de nuestros cuerpos y úteros, busquen sus vídeos en sus perfiles y en youtube y tomen sus propias conclusiones. Creemos que, como no han logrado hacernos caer por nuestra postura abolicionista, cada vez más aceptada, y creciendo cada vez más (afortunadamente y mal que les pese), han querido usar la excusa de la transfobia, algo muchísimo más condenable socialmente y a lo que nadie puede hacer oídos sordos, lógicamente, para acabar con nuestra reputación y por ende, con una página, muy incómoda para los intereses de las mafias del sexo, los puteros, lxs pro regulación de la prostitución y los lobbies pro vientres de alquiler.

Próximamente publicaremos un comunicado desde este mismo blog explicando con detalle nuestra postura y el motivo de las discrepancias que han dado pie a este y otros conflictos tanto en nuestro grupo como a nivel global. Sólo decir que nos parece súper injusto y desproporcionado el escarnio público, las amenazas, la violencia y la caza de brujas a las que nos están sometiendo estas personas por una mera discrepancia conceptual. De momento, les dejamos con unos ejemplos de la integración en la lucha feminista de PAP de las personas transexuales durante todos estos años.

NI PODRÁN CON NOSOTRAS, NI PODRÁN CON EL FEMINISMO.

GRACIAS POR DIFUNDIR Y POR TODO VUESTRO APOYO.

captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-23-07captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-37-18

010

130captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-28-35captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-30-57captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-31-15captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-1-07-41captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-36-58captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-1-00-50captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-29-42captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-31-27captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-30-40captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-30-09captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-1-09-20captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-39-44963captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-1-07-12captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-41-26captura-de-pantalla-2017-02-05-a-las-21-20-19captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-39-23captura-de-pantalla-2017-02-06-a-las-0-38-43

GRACIAS DE CORAZÓN POR TODO VUESTRO APOYO.

wp-1486410869626.jpeg

CARTELES HECHOS POR NUESTRAS QUERIDAS SEGUIDORAS EN NUESTRA DEFENSA

wp-1486411168470.jpeg

wp-1486411168459.jpeg

wp-1486502536733.jpeg

 

TARDUCCION AL FRANCES Y AL INGLES POR CORTESÍA DE LAS COMPAÑERAS DE "TRADFEM"https://tradfem.wordpress.com/2017/02/11/une-nouvelle-chasse-aux-sorcieres-another-witch-hunt/

Más información

Tu mensaje principal

Usa este espacio para decirles a las personas lo que hace tu empresa y por qué y cómo lo hace. ¿Por qué cosas te reconocen? ¿Quién te adora? ¿Cuál es tu mejor ventaja competitiva?

Incluye todas las cosas que hacen que tu empresa sea única y mejor que la competencia. ¿Tienes un proceso patentado de 13 pasos para la taxidermia que produce los búhos embalsamados con un aspecto más que real? Sin dudas, debes mencionarlo.

Otras cosas buenas para incluir en este texto incluyen: premios ganados, distinciones otorgadas, cantidad de productos vendidos, filosofía de la empresa (cuanto más breve mejor), datos interesantes sobre la historia de la empresa y cualquier cosa que ayude a convencer al lector que sería maravilloso hacer negocios contigo.

Captura de pantalla 2017-02-13 a las 14.25.51

Siguientes pasos...

Esta debe ser la llamada de acción número uno de un potencial cliente, por ejemplo, solicitar una cotización o analizar el catálogo de tus productos.